Publicado en Recetas

Canastas de Arañitas rellenas de Spicy Crab

Canastas de Arañitas rellenas de Spicy Crab

Ingredientes arañitas;

  • 2 Plátanos verdes
  • 1 cucharadita Adobo criollo

Ingredientes Spicy Crab;

  • ½ lb de Fish Cake / Surimi
  • ¼ taza de Mayonesa
  • ½ cucharadita de Aceite de Ajonjolí
  • 1 cucharadita de Sriracha
  • 1 ½ cucharadita de miel
  • ½ cucharada de Salsa Ponzu
  • ½ cucharadita de Zumo de Limón
  • Cilantro picadito al gusto

Procedimiento arañitas;

Voy a comenzar preparando las canastitas de arañitas. Voy a pelar el plátano y con la ayuda de un rayador de plátanos pasarlo por el área que tiene los agujeros más grandes con movimiento de arriba hacia abajo. Cuando tengas todo el plátano rallado vamos a añadir el adobo criollo y lo vas a mezclar por unos segundos. 

Vas a necesitar un colador que sea resistente al calor para formar las canastas. Vamos a poner pedazos del plátano rayado dentro del colador hasta formar las canastitas de platano. Llevar a aceite mediano alto durante unos cinco minutos. Mover de lado a lado para que todos los bordes se cocinen. Al retirar del aceite despegar el plátano con la ayuda de un cuchillo pequeño o cuchara. Empujar hasta sacar la canasta del colador. Repetir procedimiento para hacer el resto de las canastas de arañitas. 

Procedimiento Spicy Crab;

En un envase profundo desmenuzar y cortar por la mitad los Fish Cake / Surimi. Llevar a la nevera para seguir con la salsa. En otro envase poner la mayonesa, el aceite de ajonjolí, sriracha, miel, salsa ponzu y el zumo de limón. Mezclar todo hasta que no queden grumos. Prueba el sabor y verifica si tienes que añadir un poco más de alguno de los ingredientes. Una vez tengas el sabor mezclar con los Fish Cake / Surimi hasta que todo se integre. Listo ya tienes tu Spicy Crab. 

Rellenar las canastitas de arañitas con el Spicy Crab. Adornar con el cilantro picadito.

Publicado en Recetas

Sofrito Puertorriqueño

Un puertorriqueño sin sofrito es como un Italiano sin pasta. No puedo negar el pánico que me asalta cada vez que mi sofrito se está agotando. Afortunadamente, el sofrito puertorriqueño es TAN FÁCIL de hacer que 10 minutos de tu tiempo te darán semanas, sino meses, de sabor. El sofrito es la base de nuestros platos, incluidos guisos, sopas, arroces y frijoles. Esencialmente, lo usamos para cualquier cosa que se cocine en algún tipo de líquido. Existe cierto debate sobre qué ingredientes debe llevar el sofrito, y eso va a depender de tus gustos. Aquí te presento mi versión del Sofrito Boricua.

Lo primero que debes conocer son los nombres que se le dan a los ingredientes que vamos a necesitar en el lugar de tu residencia (esto es para los que estamos en la diáspora). A continuación una lista de los diferentes nombres e ingredientes;

2 paquetes (20 unidades) de Ají dulce, Ají cachucha, Ajicito, Ají gustoso

400 gramos de Recao / también se le conoce por el nombre de Culantro

100 gramos de Cilantro

Tres pimientos verdes también se le conoce por el nombre de Cubanelle Peppers / Pimiento de cocinar

Dos cebollas blancas grandes

600 gramos de ajo

Procedimiento;

Yo voy a utilizar la licuadora pero si tienes un procesador de alimentos mucho mejor. En la batidora vamos a poner los ingredientes por partes, vas poniendo un poco de todo los ingredientes y lo dejas licuar por varios minutos hasta que veas que todo se mezcla. Llevar a un envase grande donde vas a poner todas las mezclas que vas haciendo. En el envase cuando tengas ya licuado vuelves a mezclar. Llevar a envases que puedas poner en la nevera y en el congelador para guardar. Listo así de sencillo es preparar tu propio sofrito.

Lo puedes empacar en envases pequeños para ventas
Taller Sofrito
Publicado en Recetas

Pizza de Pepperoni

Pizza de Pepperoni

La pizza es la comida rápida favorita del mundo. Lo comemos en todas partes: en casa, en restaurantes, en las esquinas. Solo en los Estados Unidos se venden unas tres mil millones de pizzas cada año, un promedio de 46 porciones por persona. Pero la historia de cómo la humilde pizza llegó a disfrutar de tal dominio global revela mucho sobre la historia de la migración, la economía y el cambio tecnológico.

La pizza es un plato sabroso de origen italiano que consiste en una base generalmente redonda y aplanada de masa fermentada a base de trigo cubierta con tomates, queso y, a menudo, varios otros ingredientes, que luego se hornea a alta temperatura, tradicionalmente en un horno de leña.

Desde hace mucho tiempo en mi casa hacemos nuestra propia pizza. La hacemos tan a menudo que apenas compramos afuera. Todo es homemade, menos el queso claro 🙂 . Las he preparado de muchas versiones, de queso, de vegetales, de salchicha italiana, de camarones…esta vez les voy a estar preparando la pizza básica como le digo , la favorita de los puertorriqueños, Pizza de Pepperoni. Muy sencilla de preparar y un plato muy económico que sirve para pasar un buen Domingo en familia inventando en la cocina.

Ingredientes;

  • 2-2 ⅓ tazas de harina para todo uso también puede ser harina de pan (dividida) (250-295g)
  • 1 paquete de levadura instantánea  (2 ¼ de cucharadita)
  • 1 ½ cucharadita de azúcar
  • ¾ cucharadita de sal
  • ⅛-¼ de cucharadita de ajo en polvo y / o hojas secas de albahaca opcional
  • 2 cucharadas de aceite de oliva + adicional
  • ¾ taza de agua tibia³ (175 ml) (105-115 Fahrenheit) 
  • 1 paquete queso mozzarella
  • 1 paquete de Pepperoni 

Ingredientes para la Salsa;

  • 1 lata Whole Plum Tomatoes (28 onz)
  • 2 dientes de ajo machacados
  • 1 ½ cucharada de Aceite de oliva 
  • ½ cucharadita de Sal
  • ½ cucharadita de Orégano en polvo
  • ½ cucharadita Cebolla en polvo
  • ½ cucharadita Sal de Ajo
  • ½ cucharadita Pimientos rojos triturados (lo puedes omitir si no te gusta el spicy) 
  • 2 cucharadas de Azúcar
  • ½ cucharadita Perejil en polvo
  • ½ cucharadita Cilantro en polvo
  • Pimienta negra al gusto

Procedimiento;

Combine 1 taza de harina, levadura instantánea, azúcar y sal en el tazón de la batidora. Si no tienes batidora lo puedes hacer de forma manual. Si lo desea, agregue ajo en polvo y albahaca seca en este punto también (opcional). Mezclar por unos segundos.

Agrega aceite de oliva y agua tibia. Idealmente, su agua debe estar entre 105-115F. ¡Asegúrese de que el agua no esté demasiado caliente o matará la levadura! Batir hasta que veas todo mezclado. Agregue gradualmente otra taza de harina, revolviendo hasta que la masa se forme en una bola cohesiva y elástica y comience a separarse de los lados del tazón. Agregar harina adicional de ser necesario. La masa aún estará un poco pegajosa, pero aún así debería ser manejable con las manos.

Rocíe generosamente un tazón grande, limpio y separado con aceite de oliva y use una brocha de pastelería para cepillar los lados del tazón. Transferir la masa al tazón con aceite.

Use sus manos para enrollar la masa de pizza a lo largo del interior del recipiente hasta que esté cubierta de aceite de oliva, luego cubra el recipiente herméticamente con una envoltura de plástico y colóquelo en un lugar cálido, si tu horno tiene la capacidad de Bread Proof utilizarlo. 

Deje que la masa suba durante un mínimo de 30 minutos o hasta que duplique su tamaño. Yo la dejo por una hora. 

Una vez que la masa haya subido, use sus manos para desinflarla suavemente y transferirla a una superficie ligeramente enharinada y amase brevemente hasta que quede suave (aproximadamente 3-5 veces).

Use sus manos o un rodillo para trabajar la masa en un círculo. Transfiera la masa a un molde para pizza y doble los bordes para formar el “crust”. Rocíe aceite de oliva adicional (aproximadamente una cucharada) sobre la parte superior de la pizza y use su brocha de pastelería para cepillar toda la superficie de la pizza (incluida el “crust”) con aceite de oliva.

Use un tenedor para hacer agujeros en todo el centro de la pizza para evitar que la masa burbujee en el horno.

Precalentar el horno en 425F.

Agregue la salsa, el queso mozzarella y finalmente el pepperoni. 

Hornear a 425 F (215 C) durante 15-20 minutos o hasta que los ingredientes estén dorados. Cortar y servir.

Para preparar la salsa vas a poner todos los ingredientes en la batidora y licuar por unos minutos. Probar el sabor para ver si necesitas añadir algo más extra, licuar por unos minutos más y listo. Puedes usar pasta de tomate o tomates picados. También puedes añadir albahaca a la salsa.

Descubrí que la harina para todo uso produce una corteza más suave, mientras que la harina de pan da un exterior ligeramente más crujiente.

Publicado en Recetas

Sorullitos de Maíz

Sorullitos

En casita llevaban tiempo pidiendo esta receta, los famosos Sorullitos de Maíz. Estas famosas frituras Boricuas pueden servir de entremés para tus reuniones, aperitivo en una cena completa, desayuno para la familia, en fin como te las quieras comer. En la isla los consigues en sus dos versiones, saladitos (como los voy a preparar) y dulces. En este caso voy a estar preparando una masa un poco diferente a la tradicional pues la mía lleva Queso Cheddar. También voy a estar preparando una porción rellenos de Guayaba y Queso Crema. TE ASEGURO que quedan espectacularmente deliciosos.

Ingredientes;

  • 1 taza de harina de maíz
  • ¼ taza harina de trigo
  • 2 cucharadas de azúcar
  • 2 tazas de agua
  • 2 cucharadas de mantequilla
  • ¼ cucharadita de sal
  • 4 onzas queso cheddar
  • 4 onzas pasta de guayaba
  • 4 onzas queso crema
  • Aceite para freir 

Procedimiento;

Si los vas a preparar dulces le puedes añadir hasta un 1⁄4 taza de azúcar, si los quieres saladitos le puedes poner hasta 1 cucharada de sal. (Yo los estoy haciendo salados)

En un envase profundo vamos a mezclar la harina de maíz, la harina de trigo, la sal y el azúcar. En una cacerola vamos a poner el agua a hervir a fuego alto. Cuando el agua esté hirviendo vamos a añadir las harinas ya mezcladas poco a poco y moviendo para que no queden grumos. Cuando se evapore el agua bajamos el fuego a lo más bajo y añadimos la mantequilla. Mezclamos hasta que la mantequilla se derrita completamente. Añadimos el queso cheddar y movemos hasta que se derrita. En este momento vas a probar el sabor, si los quieres dulces le puedes añadir más azúcar, si los quieres saladitos le puedes poner más sal, yo los estoy preparando saladitos. Retiramos del fuego y llevamos la mezcla a la nevera de 20 a 30 minutos (puedes hacerlos con anticipación y dejarlos en la nevera de un dia para otro).

Pasado el tiempo sacamos de la nevera y ponemos el aceite de freír a fuego mediano. Es importante que el fuego sea mediano pues la mezcla tiene queso y si la pones muy caliente se te puede quemar fácilmente. Con la ayuda de una cuchara grande vamos a tomar un poco de la mezcla y con nuestras dos manos vamos a darle la forma cilíndrica, la mezcla no se debe quedar pegada en tus manos (puedes poner un poco de harina para ayudarte a que no se te peguen). Llevar al aceite caliente. Esperar a que se doren completamente para moverlas. Retirar cuando ambos lados estén doraditos. 

Para prepararlos rellenos con Guayaba y Queso Crema hacemos el mismo procedimiento hasta formar el cilindro con la mezcla. Cuando tengamos el cilindro con la ayuda de un dedo vamos a hacer como un hueco en el centro de la mezcla donde vamos a poner la Guayaba y el Queso Crema, con la otra mano tomamos otra cuchara de mezcla y formamos otro cilindro, entonces vamos a unir ambos cilindros hasta que no quede guayaba y queso visible. Llevar al aceite caliente y esperar a que se doren por un lado para virarlos, retirar del fuego cuando ambos lados estén crujientes.

Listo ya tenemos nuestros sorullitos que podemos servir con salsa rosada o Mayoketchup.

Publicado en Recetas

Pastelitos de Arroz de Corozal

No existe nada más corozaleño que los pastelitos de arroz. Si alguien le dice que los pastelitos de arroz son de otro pueblo le miente vilmente 😅. La peculiaridad de estas delicias es que son pequeñitos. Se pueden comer de un solo bocado. De ahí que se les llama y conocen como Pastelitos de Arroz, por su tamaño. En Corozal lo comemos de desayuno en las mañanas, pero realmente te lo puedes comer cuando tu quieras. Lo consigues en cualquier época del año, todo el año. Los encuentras cualquier día de la semana pero principalmente los fines de semana. Puedes conseguir los vendedores sentados fuera de sus carros o en kioskitos, ellos los venden a 2 o 3 pasteles por $1.00. Aquí les dejo mi versión de los mismos en la Diáspora.

Ingredientes;

  • 2 tazas de arroz
  • 7 tazas de agua
  • Sal al gusto
  • 3 lbs carne de cerdo
  • Adobo (yo uso Pavochón)
  • 1 lata de salsa de tomate
  • 3 cds de sofrito
  • Perejil al gusto
  • Cebolla en polvo al gusto
  • Orégano al gusto al gusto
  • Ajo en polvo al gusto
  • Cilantro al gusto
  • Curry al gusto
  • Pimienta negra al gusto
  • 2 sobres de sazón con culantro y achiote
  • 2 cubitos en polvo de carne de res
  • Pique al gusto
  • Aceite de achiote
  • 1/2 cebolla bien picada finamente
  • 1/2 pimiento verde bien picadito
  • 4 dientes de ajo machacado
  • 2 plátanos verdes verdes
  • hojas de platano
  • papel para pasteles (puedes usar papel de hornear)
  • hilo blanco

Con anticipación vamos a poner las dos tazas de arroz en un envase y le vamos añadir cuatro tazas de agua y un poco de sal. Esto lo tienes que dejar reposando unas tres o cuatro horas antes de utilizar el arroz. Mientras más tiempo mejor.

Preparación de la carne;

Yo voy a estar utilizando el Instant Pot pero lo puedes hacer en un caldero regular haciendo la salsa primero y luego añadiendo la carne, cocinar por una hora. En el Instant Pot pongo la carne y le añado el adobo, la lata de salsa de tomate, tres cucharadas de sofrito, perejil, cebolla en polvo, orégano, ajo en polvo, cilantro, curry, pimienta negra, sazón, los dos cubitos, el pique, tres tazas de agua, aceite de achiote, cebolla, pimiento verde y el ajo machacado. Voy a cerrar el Instant Pot y lo voy a poner en la funcionalidad de estofado. 

Una vez la carne está lista le vamos a sacar dos tazas del líquido de la misma pues la vamos a estar utilizando con el arroz. Utiliza un colador para separar el líquido de lo sólido.

Sacamos el arroz del agua con la ayuda del colador. Pelamos los dos plátanos y lo vamos a guayar con un rayador. Puedes utilizar la licuadora si no tienes uno.

En una olla a fuego mediano ponemos aceite de achiote a calentar. Una vez caliente le añadimos el arroz para sofreir pues no debemos cocinar en su totalidad el arroz ya que el mismo termina de cocinarse al momento de hervir los pastelitos. Añadir aceite de achiote hasta obtener un color anaranjado. Le ponemos las dos tazas de líquido que le sacamos a la carne, los plátanos rallados y un sobre de sazón y un poco de sal. El fuego debe estar bajo. Cerramos la olla y esperamos a que el líquido se evapore. Pendiente a que no se te pegue el arroz. Recuerda que no queremos cocinarlo en su totalidad.

Preparación de la hoja de plátano;

Las hojas de plátano las vamos a amortiguar. Esto lo puedes hacer de dos formas. Primero pones directamente la hoja de plátano en el fuego de la estufa de lado a lado unos segundos. El fuego es bajo. La segunda forma sencillamente pones la hoja en un envase grande y le añades agua hirviendo. El agua debe estar BIEN caliente. Dejas reposando en el agua de cinco a diez minutos y le retiras la misma. Secamos las hojas.

Formando el pastel;

En una mesa ponemos todos los ingredientes que necesitamos. El arroz, la carne de cerdo, las hojas de plátanos, el papel de pasteles (yo utilizo papel de hornear), el hilo cortado en pedazos pequeños. Lo primero que vamos hacer es poner el papel y luego una hoja de plátano. Seca la hoja si aún está mojada. Le ponemos unas gotitas de aceite de achiote sobre la hoja y esparcimos sobre la misma con la ayuda de la cuchara. Ponemos en el centro de la hoja una cuchara y media de arroz y aplastamos un poco formando como un círculo cuadrado. Le añadimos unos dos pedazos pequeños de carne. Cerramos el pastel doblandolo por la mitad en un movimiento rápido pues no queremos que se deforme el pastel. Empujamos el arroz hacia el centro y por las esquinas, aplastamos ligeramente formando un cuadrado. Doblamos los dos extremos (el borde) dos veces como sellando ese cierre y llevamos hacia el extremos del pastel y doblamos las dos esquinas. Lo cerramos con el hilo. Con un hilo como de 12 cm lo doblamos y ponemos los dos “brazos del hilo” sobre cada cierre del pastel, pasamos el extremo del hilo por dentro del doblez del mismo y cambiamos la dirección para cerrar (ver el video pues es difícil de explicar de forma escrita). Formamos un nudo y ya está cerrado.

A mi me salieron 24 pastelitos con estas cantidades. Me sobró bastante carne.

Los pastelitos ya formados los vamos a llevar al congelador hasta el momento de prepararlos.

Preparación del pastel;

En una olla a fuego alto ponemos agua con un poco de sal. Puedes esperar a que el agua hierva o simplemente los pones en el agua fría, esto no hace ninguna diferencia. Cocinar de 45 minutos a una hora siempre pendiente al agua pues si le tienes que añadir más agua a la olla pues se va a ir evaporando. Una vez pasado el tiempo retiras los pastelitos del agua. Y ya tienes Pastelitos de Arroz. Servir calientitos.

Publicado en Recetas

Sopas de Arroz con Leche

Luego del éxito de nuestro último taller del pan sobao ya tenía todo un plan para este proximo video pero llegó el frío intenso, el frío “pelú” como le conocemos nosotros y con este frío que mejor que preparar unas sopitas. Pero no puede ser cualquier sopita, tienen que ser las sopitas que nos preparaban nuestras abuelas en nuestra infancia, las Sopitas de Arroz con Leche. Que muchos recuerdos me han traído cuando las estaba preparando de mi niñez. Mi abuela era loca con prepararlas cada vez que llovía o me sentía mal. Tan importante en nuestra gastronomía y cultura que también existe una canción infantil donde se mencionan las sopitas. Algo asi dice la canción;

“Arroz con leche,
se quiere casar
con una viudita de la capital.
Que sepa tejer,
que sepa bordar,
que ponga la aguja en su campanal.”

No la voy a cantar lol pero si la sabes la puedes compartir con tus niños y de paso preparar estas deliciosas y tradicionales sopitas. Estas sopitas son ideales para los días fríos, los días lluviosos, cuando estamos enfermos, para los niños que comienzan a comer sólidos y hasta para nuestros abuelos.

Ingredientes;

  • 1/2 taza de arroz
  • 2 tazas de agua
  • 2 tazas de leche
  • 1 cdta sal

Ponemos dos tazas de agua en una cacerola mediana a fuego alto, añadir una cucharadita de sal y esperar a que hierva.

Lavamos el arroz.

Cuando el agua esté hirviendo ponemos el arroz en el agua con sal y movemos ocasionalmente para que no se pegue. Bajamos el fuego a mediano alto. Esperamos a que el agua se evapore casi en su totalidad y añadimos las dos tazas de leche. Bajar la temperatura a fuego bajo. Probar para ver si necesitas ponerle un poco de más sal. Mover ocasionalmente. Cocinar durante 15 minutos. Servir calientes.

Publicado en Recetas

Croquetas de Arroz Mamposteao

Vamos a recordar los Domingos de Chinchorreo con unas Croquetas de Arroz Mamposteao. Son muy fáciles de preparar. Es importante tener Arroz Blanco y Habichuelas (frijoles) ya hechos.

Ingredientes;

  • 1/2 Cebolla Blanca
  • 3 lascas de pimiento
  • 1 cda de sofrito
  • 1 taza de habichuelas (ya preparadas)
  • 2 tazas de arroz blanco (ya cocido)
  • perejil al gusto
  • Cilantro al gusto
  • 1/2 taza de queso mozzarella
  • 1/2 taza de harina
  • 4 huevos
  • galletas de soda
  • 1 tomate
  • 2 cdts de azúcar
  • 2 cdts de vinagre
  • sal al gusto

Procedimiento;

Cortamos la cebolla y los pimientos y llevamos a un sartén con dos cucharadas de aceite a calentar a fuego mediano junto con el sofrito por dos minutos. Añadimos la habichuela y el arroz mezclando todo. Bajamos la temperatura y movemos por unos tres minutos para que no se te pegue. Finalmente le ponemos cilantro y perejil. Retiramos del fuego.

Esperamos a que el arroz se enfríe totalmente para ponerle el queso mozarella y mezclamos todo.

Preparamos tres envases y en cada uno ponemos harina, huevo y galleta molida. Con la ayuda de una cuchara de mantecado formamos bolitas con nuestra manos apretandolas un poco. Luego pasamos la bolita que formamos por harina, el huevo y la galleta (en ese orden).  Las ponemos en la nevera durante 30 minutos para que tomen cuerpo o fuerza.

Llevamos a aceite caliente por unos cinco minutos o hasta que se doren. Sacamos del fuego y la llevamos a un plato con papel absorbente. 

Servir con salsa de tomate o salsa rosada (mayoketchup).

Publicado en Vida Diaria

Amando la cocina

Antes de mudarme a Estados Unidos mi tiempo en la cocina era limitado. No porque no me gustase, sino por muchos factores que me impedían desarrollarme como me hubiera gustado. Con el tiempo me convertí en una espectadora de gente que verdaderamente cocinaban con un sazón digno de cualquier profesional. Por ejemplo mi hermana, muy buena en inventar cosas diferentes, también mi tía Esther, que no he conocido persona con un mejor sabor que el de ella a la hora de cocinar. Lo mío un poco habían sido las pastas y los postres.

Pero la necesidad es la madre de la inventiva. Al mudarme a vivir a Georgia, recuerdo en ese momento habían al menos dos localidades de comida puertorriqueña y la misma cantidad de “guaguitas” que trabajaban por temporada, es decir en el tiempo caliente únicamente. Además, en ese momento yo vivía en un campito lejos de todo, es decir que si quería ir a visitar alguno de estos lugares era manejar dos o más horas para llegar al lugar.

No me quedaba otra cosa que aprender. Recuerdo que lo primero que me tocó hacer fue una ensalada de papa para una fiesta de cumpleaños. Esta era la especialidad de mi mamá en Corozal. Quien conoce a mi familia sabe que la ensalda de mi mamá era el complemento perfecto para cualquier actividad. Recuerdo en épocas como Navidad mi casa se convertía casi en una fábrica de producción. Mi mamá tenía tanto trabajo que recuerdo se molestaba si alguno de nosotros se ofrecía a llevar ensalada a alguna fiesta de la escuela o algo similar. Era casi un delito. Con el tiempo, mi mamá enfermó y dejó de confeccionar su especialidad. Recuerdo haberla escuchado decir que ninguno de sus hijos había sacado ese talento para las ensaladas. Entonces con esos estándares imagínense mi estrés. Recuerdo primero haber consultado con mi hermana Aiola, ella me puso al tanto de las diferencias en técnicas entre lo que hacía mi mamá y las demás personas. Luego mi mamá me dio la receta paso por paso. Un gran gesto de su parte, pues ya su enfermedad estaba muy avanzada como para preocuparse por trivialidades como esa.

El hacer esa receta me transportó a infinitos recuerdos de mi infancia. A la fiesta para la que la estaba preparando asistieron personas estadounidenses, venezolanas, coreanas, entre otras nacionalidades. Para mi sorpresa fue un éxito, a todos les encantó. Recuerdo que esa noche lo único que yo repetía era que “esta es la receta de mi mamá”. Esa noche todos se fueron con un pedazito de mi familia. Desde entonces me di a la tarea de sumergirme en la cocina. El amor llegó por necesidad…pero era algo que no había sentido antes. Ahora quería aprender a hacer de todo y al mismo tiempo.

Los inventos no pararon a partir de ese momento. Utilizando las herramientas digitales como YouTube y Facebook comencé a preparar todos esos platos con los que crecí y los que me dieron mi identidad puertorriqueña. Recuerdo cuando preparé mis primeras alcapurrias. ¡Que mucho trabajo me dieron! Mis respetos a las personas que se dedican a venderlas. El lechón asado, arroz con gandules, tembleque y coquito para la Navidad nunca pueden faltar. Sorullitos, arepitas, pastelillos, empanadillas, rellenos de papa, entre otras frituras no han faltado en nuestra mesa.

Pero, hablemos de los ingredientes. Que difícil es poder encontrar en el supermercado ciertas cosas esenciales para nosotros a la hora de cocinar. He sufrido tratando de encontrar por ejemplo el recao’ sin saber que aquí le llaman culantro. Los ajíes dulces se le conoce como cachucha pepper, el pimiento verde como Cubanelle. Es decir, he tenido que aprender el nombre de ciertos ingredientes que acá le llaman de otra manera.

El precio de las cosas que encuentras es otro problema. Yo he sabido pagar casi diez dólares por una alcapurria y una malta. ¡Diez dólares! En ocasiones te emocionas tanto por encontrar eso que deseas comer con ansias que pierdes el sentido de cuánto te está costando darte ese gustito. Uno entiende que las cosas tienen que ser más costosas por el manejo, pero vamos que estamos aquí para trabajar no porque seamos personas adineradas. He optado por tratar de cocinar todo lo relacionado a la comida puertorriqueña por estos mismos costos.

Hablemos de los postres puertorriqueños. Puedo decir que es mi especialidad. Lo primero que preparé fue un flan. Recuerdo que ese primero fue muy normal, pero luego vinieron los distintos sabores. Los quesitos, esos en un principio no me quedaron como debían pues el hojaldre que encontré no era de buena calidad. Los polvorones y mantecaditos son mis favoritos a la hora de cocinarlos por el olor que dejan impregnado en la casa. Aprender a confeccionar bizcochos mojaditos al estilo puertorriqueño ha sido una de las experiencias más gratificantes. Tengo que admitir que en cuanto a los bizcochos tengo a la mejor profesora de todas, mi amiga Michelle Rivera. Ms. Rivera cuenta con un sinnúmero de clases a través de la Internet para que puedas aprender a realizarlos y decorarlos. En ese último departamento debo admitir que me queda mucho camino por aprender.

En fin, que este amor por la cocina cada día crece más y parece infinito. Es un ejercicio para liberar el estrés que me acerca a mi identidad como puertorriqueña. En lo personal me gustaría compartir con el resto de la diáspora lo que he aprendido hasta el momento. ¿Cuál receta te gustaría que compartiera?

Photo by Elly Fairytale on Pexels.com