Publicado en Recetas

Taller Wichis (Guichis)

Maravillosas papas rellenas con jamón y queso boricuas

Ingredientes;

  • 5 Papas medianas
  • 5 Lascas de jamón de tu preferencia
  • 5 Lascas de queso de tu preferencia
  • Palillos de dientes
  • 2 Tazas de harina todo uso
  • Sal al gusto
  • Pimienta al gusto
  • 1 Cucharada de sofrito
  • 1 Diente de ajo machacado
  • 1/2 Cucharada de achiote
  • 2 Taza de agua
  • 1/2 Cuchara de polvo de hornear

Primero debes lavar y desinfectar las papas con abundante agua. Vamos a cortar las papas por la mitad, las cocinamos en una olla con agua y sal a fuego alto durante 15-20 minutos. Procura que las papas no te queden muy blanditas pues al momento de montar el relleno de la papa puedes tener problemas si es que te quedan muy blanditas.  Retiramos las papas del fuego y dejamos enfriar para luego quitarle la cascara.

Luego preparamos la mezcla de nuestros guichis colocando en un recipiente la harina agregando poco a poco el agua hasta formar una mezcla no tan liquida ni grumosa. La mezcla es muy parecida a la mezcla de bacalaítos. Cuando tengamos la consistencia deseada añadimos el polvo de hornear, sal, pimienta, el sofrito y el ajo, mezclamos todo hasta integrarlos perfectamente en la mezcla y luego reservamos unos minutos en la nevera.

Con las papas listas procedemos a colocar por la parte del centro el jamón junto con el queso y con la otra mitad tapamos, se le coloca los palillos para evitar que se abran o desarmen repetimos el proceso con las demás papas.

Estando listas todas las papas vamos a pasar sobre la mezcla que teníamos en refrigeración hasta cubrirlas por completo. En una olla agregamos suficiente aceite y colocamos directamente nuestros guichis , freímos durante 5-10 minutos hasta que estén doraditos por ambos lados. Retiramos y colocamos en un bandeja con papel absorbente para quitarles el exceso de aceite.

Listo ya tenemos esta receta Puertorriqueña para que la compartas y disfrutes con toda la familia.

Publicado en Recetas

Receta Almejas de Guayaba

Ingredientes;

  • 2 tazas harina de todo uso
  • 1.76 onzas miel
  • 2.17 onzas leche evaporada
  • 2 onzas margarina
  • 4.60 onzas de agua 
  • 5.62 onzas azúcar y 2.62 onzas 
  • .08 onzas extracto de vainilla 
  • Colorante a gusto 
  • 0.5 onzas polvo de hornear 
  • Pasta de Guayaba a gusto

Procedimiento;

En una batidora a velocidad lenta vas a poner la margarina que debe estar a temperatura ambiente a ablandar por unos segundos, luego añades las 5.62 onzas de azúcar junto con la margarina y mezcla por unos minutos hasta que obtengas una consistencia “arenosa”. Inmediatamente añades la harina, el agua, el extracto de vainilla, la leche y la pones  a batir por unos 4 minutos. Luego poner unas gotas de colorante rojo (a gusto) y bates por 4 minutos adicionales. La mezcla debe quedar bien gruesa (espesa). Casi como un “frosting” de bizcocho.

Precalienta el horno a 350 grados. Cubre la bandeja de hornear con “parchment paper”. Utilizando una manga repostera, también puedes utilizar una cuchara de mantecado pequeña, vas a vertir la mezcla sobre la bandeja formando bolitas gruesas. Separa cada una por 2 a 3 pulgadas porque ellas crecen bastante. Asegurate no hacerlas muy finas porque se te tostaran mucho. Luego de formarlas todas hornea durante 30 minutos.

Mientras horneas vierte el restante del azúcar (2.62 onzas) en un envase y añade unas gotas de colorante rojo, mezcla con una cuchara hasta que cambie el color del azúcar. Vierte el azúcar con color sobre una bandeja y deja a temperatura ambiente hasta que se seque. Asegura que no quede empelotado.

Remueve las almejas del horno y deja que enfríen a temperatura ambiente totalmente. Unta un poco de jalea de guayaba sobre una almeja. Une junto con otra almeja. Usando una brocha, unta una capa fina de miel por ambos lados de la almeja. Pasa la almeja por el azúcar con color para que la misma quede cubierta con azúcar por ambos lados. ¡Listo ya tienes tus Almejas de Guayaba!

Publicado en Recetas

RECETA COQUITO DE TURRÓN

INGREDIENTES

  • 2 palitos de canela
  • 2 estrellas de anís
  • 6 clavos de especias
  • 1/4 taza agua
  • 1 lata de leche evaporada
  • 1 lata de leche condensada 
  • 1 lata de crema de coco 
  • 1 lata leche de coco 
  • 1 1/2 paquete de turrón molido
  • 1/2 cdta. de extracto de vainilla
  • 1/2 cdta. de extracto de almendras
  • 1 taza de ron blanco

Echa en una olla pequeña la canela, el anís, los clavos y el agua. Cocínalo a temperatura baja hasta que el líquido reduzca a la mitad formando un té de especias. Cuélalo y resérvalo.

En una batidora o procesador poner a triturar el Turrón hasta que quede bien molido. Luego agregas el resto de los ingredientes junto al té de especias. Mezclas todo bien y refrigeras antes de servir.

Publicado en Vida Diaria

Por ahí viene el invierno

Photo by Victoria Borodinova on Pexels.com

Ya se acerca el frío. Lo sé porque las hojas de los árboles ya están cayendo. Al momento de escribir estamos en la segunda semana de septiembre y acaba de amanecer con una temperatura de 50 grados. Lo que me hace pensar que este invierno promete. Aquí el cambio es casi instantáneo, llega el otoño y los días se hacen más cortos mientras que las noches son más largas. Tienes que aprender a mirar la aplicación del tiempo para planificar tus días. Los servicios de previsión del clima son muy acertados. No puedes simplemente hacer lo que te dé la gana, tus actividades son dictadas por las condiciones del tiempo.

Veo publicaciones de personas en la isla sobre la lindura de la nieve, los deseos de estar en Navidad en un lugar con nevadas, y me pregunto ¿sabrán lo que realmente significa? Primero el viento; el problema real no es la temperatura, es el viento. Imagina estar en un lugar con una temperatura “normal” de treinta grados y a eso luego le sumas que el viento no para de soplar. Y si trabajas al aire libre y te tocan esas condiciones, añádele la lluvia. Se te irá todo el amor al momento de sentir la lluvia hincándose como alfileres sobre tu piel.

La blancura de la nieve es bonita, pero tienes que aprender básicamente todo si ella cae, tienes que aprender a manejar tu vehículo. Por ejemplo, la llamada “lluvia helada” (“freezing rain”, en inglés), que se produce cuando las gotas de agua pasan a través de una capa atmosférica a temperatura bajo cero y caen en forma de pequeños trozos de hielo, es una de las condiciones climáticas más peligrosas para conducir. Las rutas se vuelven resbaladizas y con frecuencia se producen choques múltiples. El disfrute del invierno comienza por aprender a vestirse y calzarse correctamente, mínimo debes llevar dos capas de ropa. También tienes que programarte a llevarte tu abrigo, bufanda y guantes todas las mañanas.

Otra cosa que debes tener en cuenta con la llegada del invierno son los cambios en tu piel. Debes aprender a mantener la piel hidratada tomando mucha agua y poniendo cremas humectantes en tu piel. En algunos casos la falta de luz solar puede producir deficiencia de vitamina D. De acuerdo con la publicación especializada International Archives of Medicine, la ausencia de vitamina D en el cuerpo podría ser responsable de los síntomas depresivos que algunas personas padecen durante la estación invernal. Esta vitamina la puedes encontrar en el salmón, el atún, la trucha, el arenque, la leche de vaca y las bebidas de soya.

Durante los pasados años he aprovechado el invierno para hacer actividades “indoor”, pero desde que apareció el COVID-19 solo eso hemos estado haciendo. Me pregunto cuáles serían mis opciones este año. ¿Ya pensaste qué cosas podrás hacer en el invierno con el COVID? Mientras tanto seguiré inventando y aprendiendo en la cocina, seguiré haciendo ejercicios para mantener una buena salud y escucharé música vibrante para alimentar el alma y evitar la depresión.

Publicado en Recetas

Receta taller Mallorcas

Preparación:

Lo primero que hago es activar la levadura. Voy a calentar en el microondas de 20 a 30 segundos la leche hasta que quede tibia. Si tienes un termómetro de cocina la temperatura de la leche debe estar entre 95 a 100 grados. Es BIEN importante que la leche esté tibia porque si la calientas mucho vas a matar la levadura. Luego vierte la levadura en la leche junto con dos cucharaditas de azúcar y mover con una cuchara hasta mezclar lo mas que puedas. Dejar reposar de 30 a 45 minutos hasta que veas espuma o burbujas en la parte superior de la leche. Si no ves las mismas la levadura no se activó y tienes que volver a preparar este paso.

En el envase de tu mezcladora vas a poner la harina y vas a hacer un hueco en el centro de la harina donde vas a poner la mezcla de la leche y levadura. Mezclar unos segundos hasta que veas una mezcla como arenosa. Luego procedemos a poner el azúcar, las yemas y la sal y mezclamos. Con la batidora prendida vas a poner poco a poco el aceite y vas a mezclar de 8 a 10 minutos en velocidad baja. Estamos buscando que la masa sea como pegajosa, como elástica, es posible que por la temperatura ambiental donde la estés trabajando tengas que poner un poco más de harina. Luego de pasado el tiempo vas a retirar de la mezcladora y vas a dejar crecer y fermentar de una a dos horas en temperatura ambiente (no en la nevera). Mientras más tiempo dejamos creciendo y fermentando mejor es el resultado pues le das tiempo al pan a que se mezclen todos esos sabores.

Luego de pasado el tiempo de fermentación vamos a sacar del envase y con una pesa de cocina vamos a dividir y formar bolitas de masa de 4 onzas. Con esto buscamos que tengamos mallorcas del mismo tamaño. Puedes hacerlas si no tienes la pesa velando el tamaño de tus bolitas que sean bastante parecidas. Para hacer la forma de la mallorca voy a poner un poco de harina sobre la superficie plana que voy a estar trabajando para que no se te peguen las mismas. También puedes sustituir esta harina con un poco de aceite. Con la ayuda de tus manos vas a aplanar las bolitas buscando que te quede una forma rectangular. Cuando consigas la forma rectangular procedes a usar un rodillo para aplanar toda esa masa sin perder la forma más o menos rectangular. Cuando tengas la masa bastante aplanada vas a untar la mantequilla que debe estar a temperatura ambiente y se debe sentir como una pomada de lo suave que debe estar sobre toda la masa. Nuevamente con la ayuda de tus dedos vas a “enrollar” la masa como si fuera una flauta. Buscamos que el tamaño de estas sean de 10 a 12 cm. Y vas separandolas en el orden en que formastes las “flautas”.

Ahora tomo la primera “flauta” de masa que forme y le hago como una colita que sobresalga del “caracol” que formaras con esta mezcla. Cuando hagas esta forma de caracol procura que no estén muy pegadas porque la mezcla crece y no queremos que al momento de hornear suban hacia arriba mucho. El extremo final de la “flauta” la vas a poner y unir en la parte de abajo de esa mallorca. Cuando tengas la forma de la mallorca ya hecha aplastas un poco con tus manos cada una de ellas. Así sucesivamente vas formando tus mallorcas y vas poniendo en una bandeja de hornear con papel “parchment”, si no tienes el papel puedes utilizar el spray para hornear. En la bandeja es importante dejar espacio entre cada una de ellas porque las mallorcas crecen. Cuando termines de darle la forma a tus mallorcas vuelves a dejar reposar entre una a dos horas para que vuelvan a crecer.

Luego de dejar reposar las mallorcas en las bandejas vas a llevarlas al horno a 350 grados (depende de la capacidad de tu horno, puede ser más o puede ser menos). Vas a hornear de 15 a 20 minutos. Con un termómetro de cocina vas a verificar la temperatura interior de las mallorcas estén en 180 grados. Cuando alcanzan esta temperatura ya las mallorcas están listas. Al sacarla del horno debes esperar 30 – 40 minutos para polvorear azúcar de confección sobre las mallorcas. ¡Ya puedes disfrutar de estas ricas mallorcas! Te recomiendo que las acompañes con un buen café caliente. Saben deliciosas.